Galicia por la costa. Otoño en el norte.

El arcoíris otoñal gallego es cálido, entrañable, acogedor. Las hojas rojas aparecen para dar paso a las moradas, amarillas y castañas. Crecen mantas verdes a cada lado y los camelios escupen su perfume en forma de flor. Así es Galicia en otoño: la vid nos da sus preciados caldos, se abren los erizos para tomar las castañas y el cielo se oscurece para dar paso al humo de las chimeneas.

Aprovechando unos días, nos desplazamos al norte de Galicia para disfrutar de Lugo y su costa. Empezamos en la Mariña Lucense para terminar en A Coruña y As Mariñas. Un intenso viaje de tres días que aprovechamos de principio a fin, entre el mar y las montañas.

De camino paramos en Lugo ciudad. Yo sólo la había visitado una vez pese a su tan famosa muralla romana y la magia de la famosa Arde Lucus. Pese a la asombrosa magnitud de la muralla, defrauda que el casco antiguo no está muy bien conservado.

Image

La Catedral de Santa María de Lugo fue un gran descubrimiento. Su construcción duró más de un siglo, siendo este el motivo por el cual podemos ver varios estilos con una gran armonía. Su coro, situado en la nave central, es impresionante. Y el retablo mayor es una joya realizada por Cornelis de Holanda.

Image

Nosotros decidimos quedarnos a comer en la capital. Debemos hacer referencia a la exquisita gastronomía y calidad de los productos autóctonos como el Capón de Vilalba o Queixo do Cebreiro entre otros. Tapear es una buena opción, siempre acompañando la comida con una “cunca de viño” que nos alegrará el viaje.

Seguimos nuestro camino hacia Alfoz, donde nos alojamos en “A Casa de Piego”, un pequeño alojamiento de turismo rural. Sólo puedo darles las gracias a Elisa y Pascual por su trato, sus desayunos, sus indicaciones. Todo fue perfecto. La casa es preciosa, las habitaciones son cómodas y decoradas con mucho gusto. La finca invita a pasear y respirar aire puro. Os la recomendamos 100%. Al lado de la casa hay un hórreo (según la localización también se le como cabazo, canastro, paneira y piorno) muy curioso. Investigando creemos que es un hórreo Tipo Mondoñedo.

Image

Image

Image

Image

No faltó la visita a la Playa de las Catedrales (recordad que debéis tener presente el horario de mareas, ya que sólo se puede descender a la playa con la marea baja); la Basílica de San Martiño; o el Castillo de Pardo de Cela. Como referencia gastronómica, en la Cofradía de Rinlo preparan un arroz caldoso que no va a decepcionaros.

Image

Image

Image

La siguiente jornada transcurrió entre fuertes oleajes y el resguardo de los puertos. Pasamos por Burela, conocido por ser el puerto atunero más importante del Mar Cantábrico. Nosotros no tuvimos oportunidad de visitarlo, pero si os acercáis a la zona, no dudéis en levantar amarres y subirnos al Barco Museo Boniteiro “Reina del Carmen”, un barco totalmente recuperado en donde se pueden visitar todos sus compartimentos. En Cervo paramos en el Faro de Punta Atalaya, aunque aquí se encuentra el Complejo Siderúrgico y Cerámico de Sargadelos, famoso por la loza que diseñaban.

Faro de Punta Atalaya

Bordeando la costa, pasamos por Punta Roncadoira y seguimos dirección Viveiro, conocido por su Conjunto Histórico Artístico. Desde ahí nos dirigimos hacia Punta da Estaca de Bares, donde el viento nos elevaba para invitarnos a volar. Paramos a comer en Ortigueira para seguir hacia San Andrés de Teixido. El GPS nos la jugó, y nos envió por carreteras más que secundarias, pero la belleza del paisaje compensó. Ante nosotros apareció una bonita cascada, conocida como Pozo do Inferno. El historiador Ramón Bascoy le dio el nombre al ver esculpido en la roca un cancerbero guardando el acceso al infierno. En la zona se encuentran también las ruinas del Castillo O Casón, que nosotros no visitamos.

Faro de Estaca de Bares

Panorámica desde Estaca de Bares

Ya en San Andrés de Teixido, vino a nuestra mente el famoso “A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo”. No somos muy místicos, pero el lugar transmite algo que jamás podremos olvidar. Las construcciones, la calle, la pequeña capilla. Y no podemos olvidar las vistas que ofrecen sus acantilados. La única pregunta que nos venía a la cabeza era “¿Cómo vivirían aquí antes?”, porque en verdad el sitio es especial. Varias leyendas y ritos se arrancan en torno a este lugar, aunque sin duda los “Sanandreses”,  la “Herba de namorar” y “O xunco do bo parir” son recuerdo obligado de la visita al santuario.

San Andrés de Teixido

DSC_0155

Sanandreses e Herba de Namorar

Se hace de noche y nos damos prisa para llegar a la Rectoral de Cines, situada en Oza dos Ríos, cerca de Betanzos. La casa es maravillosa, muy amplia. Cenamos de lujo y son muy amables. La habitación estaba muy calentita, y la cama era comodísima. Al lado se situaba el antiguo Monasterio de San Nicolás de Cines, del que sólo se conserva la iglesia del S.XIV.

Comedor de Rectoral de Cines

Desayuno en Rectoral de Cines

Sala de estar en Rectoral de Cines

Para finalizar el intenso viaje, visitamos Betanzos, una de las ciudades más antiguas y con más historia de Galicia. Su Casco Antiguo fue declarado Conjunto Histórico Artístico en el año 1970. Conserva tres puertas medievales, varios Pazos y los sepulcros de nobles guerreros que la hicieron merecedora del título de “Betanzos de los Caballeros”. Además de sus empinadas calles que merecen ser recorridas sin prisas, debemos desplazarnos al fantástico Parque do Pasatempo. Fueron los Hermanos García Naveira, emigrantes y benefactores de la ciudad, quienes lo construyeron, junto con las escuelas, el asilo o el lavadero.

Betanzos

Betanzos

Betanzos

Camino a casa, paramos en Santa Cruz, Oleiros. El Castillo de San Cruz es una construción defensiva del S.XVI. Situado en una isla, se puede acceder mediante una pasarela. Aunque se pueden hacer muchas cosas más, ver como se escondía en sol en A Coruña fue un broche final genial.

Castillo de Santa Cruz

Esperamos que nuestro pequeño viaje os haya gustado. Si decidís haceros una ruta como esta, no dudéis en comentar cuales fueron vuestras impresiones y que lugares os han dejado huella. Os esperamos!

Turismo marinero: GUIMATUR en Cambados

A principios de este mes de noviembre organizamos una visita a Cambados, villa catalogada como conjunto histórico-artístico, y que merece un paseo por sus tres barrios: el señorial de Fefiñáns con su impresionante plaza, el comercial-administrativo de Cambados y el barrio marinero de Santo Tomé.

Más

Espacios naturales: Sendas do Lérez

Volvemos a pararnos en Pontevedra para contaros hoy que podréis ver en la senda del Lérez, una bonita ruta de senderismo muy transitada, debido a que se encuentra a poca distancia del casco urbano de la ciudad. Ésta senda empieza en la playa fluvial y va bordeando el río Lérez para finalizar 6 km después en la parroquia de Bora, pasando además por otros lugares como el barrio de Monteporreiro y la parroquia del Lérez.

Más

Ruta de los Pazos: Pazo de Lourizán

Volver la vista atrás e imaginar lo que pudo haber sido el Pazo de Lourizán (Pontevedra), hizo que la curiosidad, ansiedad y las ganas de aventura aflorasen. Edificio que fue lugar de reuniones de ilustres hombres de la vida social y política nacional, pasó de ser la “Granja” en el s. XV, a la residencia de verano del político gallego Eugenio Montero Ríos (1832 – 1914).

Más

Sal, el único mineral comestible.

Y posiblemente el condimento más antiguo. Importante para la vida, ha marcado historia. Ha movido la economía y se generó una gran industria a su alrededor. Pero el valor que tuvo en la antigüedad ha dejado se der tal en la actualidad.  Y la sal ha modificado los hábitos alimentarios: uno de los sabores básicos es el salado y además estimula la ingesta.

Más

Calendario

julio 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31